Burundanga, Escopolamina y Sumisión Química

Burundanga, Escopolamina y Sumisión Química DrogaEsta noche en la Sexta TV se emitió un reportaje titulado «la burundanga, un arma peligrosa que se vende en Internet y que anula la voluntad».

Precisamente sobre burundanga y sumisión química, tuve el placer de ser entrevistado recientemente por el digital Broadly.

El objetivo de dicha entrevista era contrastar la información con expertos, sobre los mitos y verdades de la escopolamina, popularmente conocida como burundanga, a raíz del primer caso confirmado de sumisión química con burundanga detectado en España.

Te recomiendo que leas el artículo finalmente publicado, «El mito de la burundanga: es imposible que una sustancia anule la voluntad», uno de los pocos artículos que he leído hasta la fecha en los que se ha evitado trasladar a la sociedad información sensacionalista.

Hay muchas sustancias psicoactivas, es decir, muchos compuestos químicos que deterioran, en distinto grado, el juicio crítico y nuestras defensas. La escopolamina o burundanga es una más, como también lo son el alcohol y otras muchas drogas, pero (afortunadamente) en ningún caso se trata de una herramienta “mágica” para todo tipo de actos delictivos, como se ha llegado a plantear en algunos medios. Leer más de esta entrada

#HumorQuímico: ¿cuál es la fórmula química de una borrachera?

«Con un toque de humor, la química sabe mejor».

Fórmula Química Borrachera

Solución: hay que leer de forma “literal” cada una de las fórmulas químicas que se proponen y el chiste juega con el hecho de que bajo los efectos del alcohol se ve doble:

  • Sb2O4: “ese be dos o cuatro” => Ese ve dos o cuatro… 😉
  • AI2BO4: “a i dos be o cuatro” => Hay dos, veo cuatro… 😉

Justo

«La Química en el siglo XXI» | Dr. Justo Giner Martínez-Sierra Leer más de esta entrada

Química Forense – sobre la Sumisión Química con Finalidad Sexual

A lo largo de la historia, los seres humanos hemos empleado las sustancias químicas, naturales y sintéticas, con diversas finalidades. Ejemplos tenemos en las armas químicas para la guerra, las sustancias alucinógenas asociadas a ritos religiosos de algunas culturas, o las sustancias que a modo de “muleta química” han sido consumidas para incrementar el vigor y la resistencia física.

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando empleamos sustancias químicas para manipular o destruir la voluntad de una persona? Entonces hablamos de sumisión química (soumission chimique), que se basa en la disminución o alteración del grado de consciencia y de la capacidad de juicio de una persona, mediante el empleo de sustancias químicas.

Sumisión Química - La Química en el siglo XXI¿De qué tipo de sustancias estamos hablando? Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: