Cinco libros de ciencia divertidos, con química y fáciles de leer

El 23 de abril se celebra el Día Internacional del Libro. ¿No sabes qué libro regalar(te)? Tranquilo, voy a aprovechar esta magnífica ocasión para recomendarte cinco libros de ciencia divertidos, con química y fáciles de leer.


Todo es cuestión de QuímicaVamos a comprar mentirasVirus y pandemiasMedicina sin engañosAdelgázame, miénteme


Todos ellos son libros de divulgación de la ciencia, escritos con rigor científico pero muy amenos. Cinco libros escritos para todos los públicos, sobre todo para aquellas personas que quieren aprender más, pasándoselo bien. Leer más de esta entrada

«Vamos a comprar mentiras. Alimentos y cosméticos desmontados por la ciencia»

¡Se os acumulan las lecturas! Si hace unas semanas os presenté en el blog «Todo es cuestión de química… y otras maravillas de la tabla periódica» de Deborah García Bello, hoy tengo el inmenso placer de recomendar el libro «Vamos a comprar mentiras. Alimentos y cosméticos desmontados por la ciencia» de José Manuel López Nicolás. Una obra que persigue contar al consumidor lo que dice la ciencia sobre la efectividad de famosos productos (como el Actimel y su L-Casei, la margarina Flora Pro Activ, nutricosméticos de L’Oréal, el Red Bull…) para que, con toda la información en la mano, pueda decidir qué opción elegir entre las muchas que ofrece el mercado, estando seguro de que no le engañan.

Vamos a comprar mentiras

A modo de servicio público, el autor del premiado blog Scientia, nos muestra cómo observar con espíritu crítico muchas de las propiedades publicitadas en los alimentos y cosméticos que consumimos, educando y entreteniendo a partes iguales. Leer más de esta entrada

La Química detrás de algunos trucos de belleza muy rentables

Como ya sabéis, me gusta escribir de vez en cuando un apunte breve de química con perspectiva económica. Esta vez les pondré en situación de cómo se ha reinventado el negocio de la belleza en los últimos tiempos y les acercaré alguna aplicación química insospechada que hay detrás de algunos trucos para conseguirla. Los originales usos que os presento, como en muchas otras ocasiones, han sido descubiertos por casualidad y alguno con total temeridad. Aunque muy rentables y de ahí mi curiosidad…

Química y belleza

Según datos de L’Oréal, el 86% de las españolas mayores de 15 años compra maquillaje. Y parece ser que el 20% son adictas a la belleza (beauty junkers). Ojo al dato: Cosnova, grupo cosmético de origen alemán que desde el año 2001 ofrece productos asequibles (low cost) en el área del cuidado cosmético, es la empresa líder en Europa por unidad, con más de 200 millones en productos/año. Su marca Essence, presenta como caramelitos el producto para saciar a las compradoras ansiosas “creadas” previamente. Se ha dado un vuelco a la forma de generar ingresos. Antes, las empresas tradicionales tenían un 1000% de margen de beneficio. Ahora funciona precios bajos, venta masiva y una gran rotación del producto (nuevas colecciones constantemente). Esta nueva demanda creció un 258% del 2010 al 2014. Leer más de esta entrada

¿Qué sería de mí sin mi barra de labios? Un apunte de Química con perspectiva económica

Mi amigo Justo me ha invitado a colaborar con el blog «La Química en el siglo XXI» escribiendo un artículo con perspectiva económica, dado que soy economista. Pero a mí la economía me gusta como motor y reflejo de los cambios sociales más que números a destajo… Así que voy a exponeros un tema divertido como comienzo:

¿Qué sería de mí sin mi barra de labios? Diréis que soy banal, pero no tanto… Bueno, algo sí. Cuánto ha llovido desde que los egipcios usaban el óxido de hierro humedecido para teñir sus labios de rojo… y aquí seguimos. ¡Ahora su composición contiene de 10 a 15 componentes! Llevan una base grasa, colorantes y antioxidantes. La base grasa es una mezcla de aceites, grasas y ceras de origen animal, vegetal o sintético. Así resumiendo…

Carol Lombard

Cine en blanco y negro. Años veinte. Carol Lombard. La moda marca los labios oscuros y pequeños.

En la Segunda Guerra Mundial las mujeres tuvieron que ir a las fábricas porque los hombres estaban en el frente. Por lo cual, poco maquillaje y coquetería se podían llevar, excepto la barra de labios – lipstick en inglés. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: