La química saludable del espárrago

Tengo que confesarlo, me encantan los espárragos. Sin embargo, siempre que hablo de ellos me viene a la mente el olor fuerte y desagradable que tendrá la orina de después de comerlos cuando vaya al baño. Esto es debido a que los espárragos contienen dimetilsulfuro y otros compuestos volátiles de azufre que huelen mal. Además, cuando nuestro cuerpo metaboliza el ácido asparagúsico que contienen, se produce una sustancia de desecho que eliminaremos por la orina llamada metanotiol, y junto a los compuestos químicos anteriores, hacen que el resultado sea aún más apestoso.

A pesar de este pequeño inconveniente, soy muy fan de los espárragos. Sin duda, se trata de un alimento funcional de gran calidad, ya que en su composición química se encuentra una amplia variedad de fitoquímicos que le conceden un potencial biológico importante. Entre todos ellos, en este artículo nos centraremos en los de carácter fenólico, como son los flavonoides y los terpenoides de tipo saponinas.

La Química del espárrago

«Alimento sano»: Desde hace varios siglos el espárrago y sus derivados se han empleado como remedio para diversos problemas de salud. Estudios farmacológicos in vitro han demostrado que el extracto de espárrago tiene diversas actividades biológicas, destacando entre ellas la capacidad antioxidante y la actividad antitumoral. Además, los esteroles y las saponinas que contiene influyen sobre el metabolismo de los lípidos, colaborando así en la disminución de los niveles de colesterol en el organismo. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: