Deporte y Química: la bicicleta y Marie Curie

Hace tan solo dos días, el Tour de Francia echó el cierre en su edición número 100. Aprovechando la resaca de la prueba reina del ciclismo, el post de hoy tratará de Deporte y Química, dos magníficos símbolos de superación.

Gracias a la química, el deporte ha experimentado una considerable evolución, y en la actualidad nadie duda que si los deportistas tienen tan buenos resultados y baten constantemente sus propias marcas, se debe en gran medida a los nuevos materiales de los que están hechos sus equipamientos (más flexibles, más ligeros y más fuertes), capaces de hacer realidad el lema olímpico “más rápido, más alto, más fuerte”. Lejos van quedando la madera, el hierro, el cuero y otros materiales tradicionales, que han dejado paso a compuestos químicos de simple o alta tecnología.

La bicicleta, tal y como la conocemos (dos ruedas, pedales que accionan la rueda trasera mediante una cadena, un sillín y un manillar que dirige la rueda delantera), empezó a ser popular a finales del siglo XIX cuando John Dunlop inventó la cámara de aire de caucho. Por aquella época, las bicicletas se pusieron de moda en Francia y una mente brillante como la de Marie Curie encontró en el deporte del ciclismo un aliado al que acudir para relajarse. Este estilo de vida saludable pone de manifiesto que Marie Curie creía en la idea mens sana in corpore sano, como recoge recientemente SINC en su reportaje “Genios en forma”.

2013. Bicicleta y Marie Curie.“Como cualquier otra pareja de recién casados, Pierre y Marie Curie utilizaron el dinero que les dio uno de sus primos como regalo de boda para comprarse algo que deseaban desde hacía tiempo: un par de bicicletas. Era el mes de julio de 1895”. “Su pasión por el ciclismo fue tal que, como viaje de novios, emprendieron una larga travesía en sus flamantes bicis por la costa de la Bretaña francesa. El verano siguiente ambos repitieron la experiencia en el interior del país y siempre que podían utilizaban las dos ruedas para moverse por París, donde residían. Una vez a la semana recorrían unos 12 kilómetros para visitar a los padres de Pierre”. “En el libro de gastos de las cuentas de la casa Curie, la columna dedicada al ciclismo muestra que gastaron una considerable suma en la ropa adecuada para montar en bici, en recambios y en pagar el impuesto de cada bicicleta todos los años, puesto que poseer este vehículo, en esa época, se consideraba un bien de lujo”. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: